Retroexcavadoras: manual de seguridad básico.

Las retroexcavadoras son máquinas pesadas que funcionan hidráulicamente y a base de combustión. Se compone de un chasis montado normalmente sobre ruedas, aunque también existe la posibilidad de hacerlo sobre cadenas y un gato hidráulico que le aporta estabilidad en el suelo.

Son utilizadas habitualmente para remover y abrir surcos, para extraer grandes cantidades de tierra, donde posteriormente se construirán cimientos, se colocarán tuberías o sistemas de cableado.

Aunque se trata de una herramienta muy útil, al tratarse de maquinaria pesada, requiere un entrenamiento previo para su manejo que garantizar la seguridad del operador y del entorno.

 

¿Qué hay que saber antes de usar una retroexcavadora? 

Desde Lobcor hemos reunido una serie de recomendaciones a la hora de incluir estas máquinas en tu proyecto.

En un primer punto, vamos a resaltar una serie de medidas que debe seguir la persona que se encargue de manejar la máquina.

  • El operador debe siempre respetar todas las normas establecidas de señalización, circulación y estacionamiento. Conocer el entorno de trabajo, es decir, si existen zanjas abiertas o trazadas de cables, las alturas del espacio o las vías que puedan ser demasiado estrechas.
  • Mientras la máquina esté en circulación, el brazo o cuchara debe estar situado lo más próximo al suelo posible y totalmente recogido.
  • Bajar o subir de la cabina frontalmente, nunca a través de las llantas o saltando, y bajo ningún concepto cuando esté en movimiento.

Centrándonos en las medidas generales que deben seguirse en toda obra donde se utilice una retroexcavadora: 

  • Realizar revisiones continuas, tanto al inicio como al finalizar el trabajo diario. Es fundamental asegurar bien los cinturones de seguridad, pueden salvar la vida del operario, colocar adecuadamente los espejos, limpios y que den buena visión. 
  • Los sistemas de propulsión y las palancas de control deben estar en un examen continuo para asegurar que estén operando de forma adecuada.
  • En pendientes fuertes, se debe ascender de manera vertical, no diagonalmente, con el brazo extendido y la pala baja. Estas medidas evitarán deslizamientos.
  • En el caso contrario, al bajar una pendiente, la base de la pala debe colocarse abajo y en paralelo al suelo.
  • Al movilizar la excavadora, es conveniente hacerlo lo más derecho posible con cambios graduales de dirección.

La seguridad es lo más importante y fundamental para realizar un buen trabajo. Desde Lobcor ponemos a tu disposición a los mejores profesionales para ayudarte con todas tus dudas.